DenominacionesDenominacionesDenominaciones

Pfalz

PALATINADO
 

Denominación situada en el suroeste de Alemania, en la ribera izquierda del río Rin. Esta Zona, conocida como la “Toscana” de Alemania, está protegida en su flanco oeste (hacia el Atlántico) por el mayor bosque natural de roble de Europa occidental (“Haart”). Cuenta con el mayor número de días soleados y las temperaturas medias más altas de Alemania. Su gran diversidad edafológica, con terrenos de arenisca, caliza, basalto y pizarra, explica la existencia de muchos pagos privilegiados por el carácter del terroir. Se caracteriza por la excelente maduración de las uvas clásicas de Alemania como “Riesling”, “Spätburgunder” (Pinot Noir), “Weissburgunder” (Pinot Blanco), “Grauburgunder” (Pinot Gris) y es reconocida como zona vinícola destacada para variedades aromáticas como “Muskateller” y “Gewürztraminer”.

En esta denominación, la uva riesling muestra aromas que van desde la gama completa de cítricos maduros (mandarina, naranja) a frutas exóticas (maracuyá, mango, piña madura). En “PFALZ”, los productores de vinos de alta calidad prefieren vinificar riesling secos, salvo los mostos procedentes de uvas muy botritizadas, y está considerada dentro de Alemania como

La denominación más importante para este tipo de riesling secos.

Las variedades muskateller y gewürztraminer destacan por su frescura y gran finura de aromas florales y especias, comparadas con las mismas variedades en otras zonas vinícolas o en otros países. Se producen tanto secos como dulces, y en el caso de muskateller, en años muy maduros y calurosos, incluso superdulces con base de uvas muy botritizadas.

También hay que decir que actualmente en esta denominación se produce una cantidad considerable de los mejores spätburgunder (pinot noirs) de Alemania, gracias a su clima meridional y a la existencia de zonas con terreno calcáreo de gran pureza.

Rheinhessen

RENANIA DE HESSE
 

Geográficamente es la prolongación hacia el norte de “Pfalz” en la ribera izquierda del Rin. Es una zona vinícola mucho más amplia, en una región muy plana y con poca vegetación, con colinas suaves como islas.

Hay una gran diferencia entre los viñedos pegados al Rin, con un terreno de arcilla roja pizarrosa con mucha inclinación (“Rheinfront”) donde se producen vinos finos y minerales, y las zonas en la parte interior (“Wonnegau”), con los viñedos en altura sobre las colinas donde debajo de la típica arcilla hay un terreno calcáreo, por lo que los vinos de estos pagos destacan por su opulencia.

Excelente maduración de Riesling y sus híbridos. Dominan los aromas cítricos muy maduros (pomelo rosa, lima, piña) y densos. Debido al terreno arcilloso, los vinos envejecidos suelen expresar un aroma conocido como “petróleo”.

Rheingau

 

Con la excepción de Mosela, es la denominación alemana más conocida en el mundo por su gran tradición y por la historia vinícola en los últimos siglos. Situada entre dos curvas del Rin, que interrumpe su camino hacia el norte con un tramo de unos 20 km hacia el oeste, permite cultivar vino en zonas inclinadas hacia el sur y el Rin, que garantiza un microclima con temperaturas muy suaves y mucha iluminación por el espejo de la gran superficie de este enorme río (hasta 1 km de diámetro).

En las zonas oriental y central dominan la arcilla y la arenisca encima de cuarcita con pendientes más suaves, y en la más occidental la pizarra substituye progresivamente a la cuarcita como roca principal en viñedos con mucha inclinación hacia el Rin. Históricamente, Rheingau es considerado como el lugar de nacimiento de la vinificación actual de los grandes riesling, tanto secos como dulces, sobre todo a partir del siglo XVIII, por lo que es palpable el dominio de esta variedad.

En los aromas dominan las frutas blancas (melocotón, albaricoque, ciruela) con mucha intensidad. Los vinos de la zona más occidental con pizarra destacan por su sutil mineralidad y los aromas florales (lila, jazmín). Suelen envejecer con gran equilibrio durante décadas, sobre todo los dulces y superdulces.

Nahe

 

Pequeña denominación en el oeste de Alemania alrededor del valle del río Nahe, que desemboca en el Rin frente a la denominación Rheingau.

Por su clima continental moderado, los buenos vinos sólo se producen de pagos con fuerte inclinación en el valle hacia el sur, que les garantiza un microclima favorable. Las enormes variedades de terreno oscilan desde la arcilla ferrosa característica en la zona baja y la pizarra desmoronada en la zona media y alta, hasta el terreno volcánico en la zona alta y más occidental del valle del Nahe.

Esto explica, a pesar de la gran proximidad, la gran diferencia entre los vinos de los pagos de las destintas partes. La uva riesling domina en toda su gama entre grandes secos y unos de los mejores vinos dulces de mundo, sobre todo de la especialidad “Eiswein”. Aromas de cítricos verdes (pomelo, piña, limón) y de hierbas (ortiga) con mucha frescura, sutileza y profunda mineralidad. Actualmente Nahe es la zona con el mejor equilibrio para producir año tras año todos los tipos de riesling de la mejor calidad posible, gracias al cambio de clima de los últimos 20 años, con un enorme potencial de largo envejecimiento.

Mosel

MOSELA
 

Es la denominación más famosa para la variedad riesling. En su camino desde Francia hacia el nordeste hasta su desembocadura en el Rin, el río Mosela ha creado en la parte alemana más occidental un profundo valle con numerosos y bellísimos meandros. En esta zona se inició la viticultura en Alemania hace ya más de dos mil años, como se atestigua en los restos materiales de época romana y en algunos textos, donde se incide en su gran valor económico para el Imperio. Las áreas de viñedo se caracterizan por sus fuertes pendientes (hasta 60 grados) con predominio de pizarra pura de todos los colores y tipos geológicos que existen.

Los grandes riesling crecen sólo en pequeños pagos en los meandros hacia el sur, con producciones muy limitadas. Por lo tanto, en los vinos domina este carácter mineral (toques ahumados en los vinos jóvenes que van evolucionando hacia hidrocarburos) de una forma muy sutil en combinación con frutas verdes (manzana), frutas blancas (melocotón blanco o de viñedo), hierbas (menta, albahaca) y flores (lila, violeta, tila, bergamota) e incluso frutas exóticas (mango) en las zonas más calurosas. Por esta complejidad única en el mundo, el riesling de Mosela con sus pequeños afluentes “Saar” y “Ruwer” es desde hace más de un siglo uno de los vinos blancos más prestigiosos y caros del mundo.

Allí se suelen producir sobre todo vinos con un dulzor evidente pero no dominante, siempre muy bien compensado por la acidez vibrante y el carácter mineral de su terreno pizarroso, llegando a superdulces de gran concentración con el mismo equilibrio mágico. Todos estos vinos gozan de un envejecimiento casi eterno. Cuanto mayor es la concentración de azúcar y la acidez, mayor es la cantidad de décadas que pueden mantenerse en buenas condiciones y con evoluciones aromáticas muy sorprendentes.